Entradas populares

Páginas vistas en total

jueves, 17 de mayo de 2012

BIOGRAFÍA DE JUAN LUIS GUERRA

Juan Luís Guerra Sijes, un Dominicano nacido en Santo Domingo en el año de 1957, el menor de 3 hermanos que desde muy pequeño mostró dotes de artista, pero no es hasta los 10 años que comienza el amor por la Guitarra, la misma que le acompañaría en los momentos de soledad para llenar de notas las inspiraciones que le llegaban.
Ya un poco mayor comienza sus estudios de Filosofía y letras en el año de 1975 pero no es hasta el año 1980 cuando decide estudiar la carrera de su verdadera pasión “LA MUSICA” y es cuando se marchó a Boston para estudiar composición en el afamado Berkeley College Of Music con sacrificios tanto de el como de sus padres.
Decidido a luchar por su pasión se arriesga a grabar por su cuenta un producto que fue rechazado por disqueras de la época y que tiempo después seria el álbum SOPLANDO.. Así comienza la fructífera carrera de este artista después de varios años de éxitos y álbumes espectaculares musicalmente hablando, pues que llega a representar a nivel internacional el nombre de República Dominicana de la mano del Merengue aunque muchos le acreditan el epíteto del Rey de la Bachata.
Así pues su fama creció como la espuma a medida que su carrera avanzaba, pero el precio de la fama lo interno en un mundo de estrés, presión y ansiedad, las cuales conocemos que estaban acabando con su vida pues no encontraba Paz, la misma que encontró en brazo de JESUCRISTO Juan Luís experimenta verdaderamente el amor de Dios y su vida es transformada por el espíritu Santo, tanto que hoy puede decir a viva voz que JESUCRISTO ES SU PRIORIDAD
Hemos encontrado mil y una entrevista de este artista que hoy por hoy es del agrado de la mayoría del publico, nominado 6 veces al Grammy Latino, elegido por la academia del premio como PERSONALIDAD DEL AÑO y que su humildad verdadera es el reflejo de su comunión con Dios, pero hoy dejaremos varios comentarios que de su boca son verdaderas Alabanzas a Dios..
Juan Luis Guerra quien ha hecho historia con su innovadora música y excelentes composiciones, quiere como padre dejar el mejor legado para sus hijos, y es que sea su conocimiento de Dios. “Es mi responsabilidad guiar a mis hijos por el buen camino y darles el mejor ejemplo”, dijo el artista, que promueve en Nueva York su nuevo disco “La llave de mi corazón” y que ayer se presentó en el Madison Square Garden junto a los españoles Alejandro Sanz y David Bisbal y la colombiana Fanny Lu.

Guerra es padre de un varón, de 20 años, que estudia cinematografía, y de una niña de siete, de quien predijo seguirá sus pasos en la composición. “Estoy casi seguro que va a ser como su papá. Va a ser compositora. Ella está en eso”, afirmó el cantante, en cuyo rostro asoma una sonrisa y sus ojos se iluminan al hablar de sus hijos. “Ella está estudiando piano y ya la veo en el mismo camino”, agregó.
El intérprete, que abrió las puertas a la bachata -ritmo de la República Dominicana que se consideraba sólo de la clase humilde- a nivel internacional, confesó que el mejor legado que quiere dejar a sus hijos es el conocimiento de Dios “y después esa búsqueda incesante de hacer las cosas bien, de hacer las cosas excelentes”.
Juan Luis Guerra dijo a EFE que a la hora de componer -y de llevar a cabo sus proyectos- busca la excelencia, dar lo mejor de sí, y luego, ser innovador, compromisos que le han llevado a ser reconocido internacionalmente y un icono de la música latina. Guerra manifestó que su vida en Cristo, le trajo la paz que nunca encontró en la fama, los aplausos o el dinero que su exitosa carrera le producían.
“La fama y el dinero nunca pueden ofrecerte algunas cosas que uno busca. En mi caso, esa paz. Por más premios, fortuna y fama, no tenía paz en mi corazón. Por más que la buscaba en esas cosas, no la encontraba y ahí fue que vino Jesús y llenó mi corazón, dándome la paz que tanto anhelaba”, abundó.
El artista afirmó que Dios y su familia le ayudan a mantener un equilibro entre su carrera, su fe y su vida privada. “Siempre he dicho que el gran propósito por el cual Dios me tiene aquí es para que dé a entender su amor. Soy un ejemplo de lo que el amor de Dios puede hacer. ¿Cómo puedo mantener el equilibrio? La palabra de Dios es la que me conduce a tomar decisiones, a ponerlo todo en sus manos y que él decida lo que tenemos que hacer”, afirmó.
Añadió que las “tentaciones” están presentes, pero que su fe y el amor por su familia le mantienen alejados de ellas. “Me han preguntado qué hago cuando vienen las tentaciones y he dicho que huir. Si ves que hay tentaciones, huyes para el otro lado”, argumentó el intérprete, que se inspiró en el amor a su esposa Nora para los temas de “La llave de mi corazón”, en el que además hay una canción dedicada a su hija.
En este nuevo proyecto, el décimo de su carrera y en el mercado desde el 27 de marzo, Guerra continúa con la fusión de géneros que caracteriza su trabajo, pero por primera vez incluye el cadencioso mambo.
“Es uno de los más variados (en fusión de géneros), están el mambo y los merengues (y) cada uno tiene una distinción, algunos con perico ripiao, otros más electrónicos; son bien modernos y la bachata tiene influencia del jazz”, comentó Juan Luis Guerra.
En “La llave de mi corazón” no incluyó temas sociales, como en anteriores ocasiones en su carrera, porque, explicó, “no salieron”. Con 23 años de éxitos, dijo estar listo para que el mercado anglófono conozca la bachata y el merengue de la República Dominicana, con los que ha dado la vuelta al mundo.
“Me interesa mucho este mercado”, afirmó Guerra, quien buscará abrir esas puertas con “Medicine for my Soul”, la versión en inglés de “La llave de mi corazón”, y con la bachata “Something Good”, que canta a dúo con la italoamericana Chiara Civello.
Juan Luis Guerra dijo que también busca llevar sus dos nuevas composiciones a Japón, un país donde han surgido grupos de salsa, de jazz y de flamenco, y tras presentarse en Nueva York viajará a España para promover el álbum y ofrecer un concierto junto a Sanz y Miguel Bosé.

Noticias Relacionadas:
-La música es mi pasión. Siempre he hablado de lo importante que es para mí. Yo me despierto en música y cuando hay música me siento en mis aguas. Es el don que Dios me dio. A lo mejor la música no está de primera en mi lista de prioridades. Dios lo es, luego mi familia y de tercero la música, pero me siento más músico que nunca.
-¿Cómo escapa de la presión?
-La clave fue conocer a Dios. Sin Dios no podía bregar con la ansiedad que me arropaba. En esos momentos abro la Palabra. Veo lo que dice el Señor. Por ejemplo, hay un versículo en el que Jesús dice: "Echen todos su carga sobre mí porque yo tengo cuidado de ustedes". Así aparto la ansiedad. "Señor, eres tú el que lo dice y tú no mientes. El Señor es mi manager", digo. Instantáneamente me despojo de los problemas y es por fe, acuérdate.
- Todo en el Señor es maravilloso y cada día me muestra cosas diferentes y... sobre todo amor y dedicación. El Señor es un Dios individualista, no? Siempre nos protege de una forma muy especial y me compra cada día más. Yo quisiera tener corazón de David, hacer lo que le agrada a El. Yo creo que a muchas personas le ha llegado el testimonio mío, y en realidad yo tengo una gran responsabilidad con quienes no conocen al Señor, no con quienes ya lo conocen y yo estoy precisamente para pescar almas que no conocen al Señor en las calles y los conciertos porque, aunque ya mi corazón no está ahí, yo creo que el Señor me quiere ahí para que a través de mi testimonio muchas personas le puedan conocer. Después el Señor va a decidir qué camino yo voy a coger. Lo que sí quisiera es hacer su voluntad y no la mía. - Lo primero que uno tiene que hacer es humillarse, dice el Señor que al que se humilla lo enaltece, no? Y nosotros tenemos que saber que somos necesitados, a pesar de la fama, a pesar del dinero, a pesar de todas las cosas, hay un lugar en el corazón del hombre que sólo lo llena Dios, y lo único que El necesita es que le abramos nuestro corazón para entrar y cenar con nosotros. Tenemos que entender que necesitamos de El y que en un momento vamos a necesitar de Su gracia y Su misericordia, y ahora es el momento, el momento de salvación. Así que les exhorto a todos a que abran su corazón y permitan que el Señor entre en sus vidas.


"Las Avispas" de Juan Luis Guerra

La canción no tiene muchos años pero su letra sobrepasa los tres milenios. Fue un gran éxito, muy conocida y bailada todavía, aunque muchos siguen sin comprender bien de que se trata. Pongamos pausa a su contagiante ritmo y reflexionemos un par de minutos en su letra. El coro dice:

Jesús me dijo que me riera
si el enemigo me tienta en la carrera
y también me dijo: no te mortifiques,
que yo le envío mis avispas
pa’ que lo piquen… es verdad.

La carrera a la que se refiere Juan Luis Guerra es la carrera del cristiano, del discípulo que entiende que cual maratonista debe esforzarse para llegar a la meta: es decir, mantenerse fiel, servir y ser como su Maestro.
Muchos no empiezan la carrera porque temen no poder acabarla. Y es cierto que el avance del cristiano tiene sus dificultades, se cruza el desaliento y a los costados está el “enemigo” tentando a salir de la ruta para abandonarla. Pero la canción insta a no temerle, porque si se tiene la sincera determinación de ir por la senda de justicia y hacer lo que a Dios agrada, no hay que mortificarse por lo que pueda presentarse, pues los motivos sobran para reírse: Jesús mismo ha prometido ayudar a los que son tentados*. Hay que confiar en él y no en uno mismo. Quien se somete a él y resiste, verá como el enemigo sale huyendo*.
Las “avispas” son una mención a la promesa bíblica del libro de Deuteronomio capítulo 7, versículo 20, en la que precisamente Dios promete hacer huir a los enemigos del pueblo que le obedece. En su canción Juan Luis Guerra se apropia de otros pasajes bíblicos para dar testimonio de lo que él mismo está viviendo:

Tengo un Dios admirable en los cielos  (Isaías 9:6)
y el amor de su Espíritu Santo  (Romanos 5:5)
por su gracia yo soy un hombre nuevo  (2ª Corintios 5:17)
y de gozo se llena mi canto  (Salmo 81:1)
de su imagen yo soy un reflejo  (2ª Corintios 3:18)
que me lleva por siempre en victoria  (2ª Corintios 2:14)
y me ha hecho cabeza y no cola  (Deuteronomio 28:13)
en mi Cristo yo todo lo puedo.  (Filipenses 4:13)

Tengo un Dios admirable en los cielos
que me libra de mal y temores  (Salmo 34:4,19)
es mi roca y mi gran fortaleza  (Salmo 18:1,2)
y me colma con sus bendiciones. (Efesios 1:3)
Mi Señor siempre me hace justicia  (Salmo 9:4)
me defiende de los opresores  (Salmo 145:14)
no me deja ni me desampara  (Hebreos 13:6)
pues mi Dios es Señor de señores.  (1ª Timoteo 6:14,15)

Toda la canción es una proclamación de la Palabra de Dios (¡y cuántos la han bailado sin darse cuenta!). Como declaró el mismo Juan Luis Guerra: “…es un testimonio de fe hecho canción… de lo que él hizo con mi vida, de cómo estaba mi vida, llena de angustias… a pesar de los triunfos, del dinero y de la fama, había una falta de paz en mi corazón. Y una persona de repente me predicó el evangelio y yo creí…”
Y como otros millones más, él dejó sus propios caminos para comprobar lo que significa correr no en vano sino con sentido y propósito. Todos podemos. Usted también puede. Y si alguien quiere entorpecerlo, confíe… Dios enviará a “sus avispas” para protegerlo.
*Carta a los Hebreos 12:1-2 y 2:17; Santiago 4:7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada